Usted ha jugado el mercado de la vivienda perfectamente. ¡No lo estropee ahora!

You've Played the Real Estate Market Perfectly! Don't Blow It Now! | Keeping Current Matters

Mucha gente sufrió a través de la crisis de la vivienda. Nos dimos cuenta que la mayoría de los dolores de cabeza fueron el resultado de que la vivienda y el mercado de las hipotecases se volvieron locos. Muchos consumidores fueron arrastrados por las aguas de un mercado de la vivienda frenético, que dio lugar a una crisis que incluso los expertos no vieron venir.

Sin embargo, algunos de los sufrimientos fueron causados por las malas decisiones de compradores de casas y vendedores. ¡USTED NO! No compro esa casa que estiraba las finanzas de su familia más allá del punto de la sostenibilidad. Usted no obtuvo un préstamo sobre el capital en la propiedad y compro un esquí acuático nuevo. No hizo una refinanciación para sacar en efectivo la cantidad máxima posible.

En cambio, ¡usted compro una casa que su familia puede disfrutar- y pagar! Usted espero que las tasas de interés bajaran hasta el mínimo histórico y entonces refinancio su casa; no simple mente por sacar dinero pero para bajar sus pagos mensuales.

Usted tiene valor líquido en su casa y un buen, pago de hipoteca bajo. Usted ha jugado el mercado de la vivienda perfectamente.

No se pierda la última jugada

Aun, hay una última jugada, que muchos deben considerar. Con las tasas de interés aun en los mínimos históricos y con la proyección de que los precios van a aumentar casi 20% durante los próximos cuatro años y medio, tal vez este es el momento para comprar una casa nueva.

Sea, que usted tiene una familia que está creciendo y está lista para mudarse a esa casa frente al agua que usted siempre quiso o un nido vacío que quiere algo más pequeño que tenga más sentido, ahora tal vez es el momento de comprar. Si usted a considerado el comprar una casa para las vacaciones/la jubilación, tal vez nunca ha habido un mejor momento para continuar con ese plan.

Usted ha sido fiscalmente lo suficientemente astuto para navegar las aguas torrentosas de un mercado de bienes raíces que hundió a muchos propietarios. Ahora, que los mares se han asentado, no piense que no hay mayores oportunidades en el horizonte.