Is Family Mortgage Debt Out of Control? | Simplifying The Market

¿Está fuera de control la deuda hipotecaria familiar?

Algunos propietarios de vivienda recientemente hicieron una refinanciación “con entrega de dinero en efectivo” y han tomado una porción mayor de la plusvalía de su casa. Otros han vendido sus casas y han comprado casas más caras con hipotecas más grandes. Al mismo tiempo, los compradores por primera vez se han convertido en propietarios de vivienda y ahora tienen pagos hipotecarios por primera vez.

Estos acontecimientos han causado preocupación de que las familias podrían estar alcanzando niveles insostenibles de deuda hipotecaria. Algunos están preocupados que podríamos estar repitiendo el comportamiento que ayudó a precipitar el desplome de la vivienda diez años atrás.

Hoy, queremos asegurarles a todos que este no es el caso. Aquí hay una gráfica creada con datos publicados por la junta de la Reserva federal que muestra el coeficiente del servicio de la deuda familiar para las hipotecas, como porcentaje del ingreso personal disponible. El coeficiente es el total de los pagos hipotecarios requeridos trimestralmente, dividido por el total del ingreso personal disponible. En otras palabras, el porcentaje del ingreso gastable que la gente está utilizando para pagar su hipoteca.

¿Está fuera de control la deuda hipotecaria familiar? | Simplifying The Market

El coeficiente actual de 4.44 % no está nada cerca del coeficiente de 7.21 % durante el máximo de la burbuja y por el contrario está en la tasa más baja desde 1980 (4.38 %).

Bill McBride de Calculated Risk recientemente comentó sobre el coeficiente:

 “El coeficiente del servicio de la deuda para las hipotecas está cerca del mínimo en los últimos 38 años. Este coeficiente aumentó rápidamente durante la burbuja de la vivienda y continuó aumentando hasta 2007. Con la caída de las tasas hipotecarias, y menos deuda hipotecaria, la proporción hipotecaria ha disminuido significativamente”.

En conclusión,

Muchas familias pagaron un precio muy alto debido a las prácticas dudosas que llevaron al desplome de la vivienda en la década pasada. Parece que el pueblo estadounidense ha aprendido la lección y no está repitiendo ese mismo comportamiento con respecto a su deuda hipotecaria.