Una prueba más que esto no es una burbuja en el sector de la vivienda

Una prueba más que esto no es una burbuja en el sector de la vivienda

Dos semanas atrás, publicamos un ‘blog’ que explica que el aumento actual en los precios de las viviendas era el resultado del concepto conocido como el suministro & la demanda y no debería llevar a conversaciones de una nueva burbuja en el sector de la vivienda. Hoy, queremos ver los precios de las viviendas en comparación con los ingresos actuales:

Aquí hay una gráfica que muestra el pago mensual hipotecario en una casa con precio medio en U.S.A durante los últimos 25 años:

Una prueba más que esto no es una burbuja en el sector de la vivienda| Simplifying The Market

Los pagos de la hipoteca están actualmente muy por debajo del promedio histórico durante ese periodo de tiempo. Los compradores no se están extendiendo demasiado para comprar una casa, como lo hicieron en el periodo previo a la crisis del sector de la vivienda.

Lawrence Yun, el Economista principal en la Asociación nacional de Realtors, recientemente explicó en un artículo de Forbes:

“a pesar que los precios de las viviendas están aumentando muy por encima de los ingresos de la gente, las tasas hipotecarias excepcionalmente bajas han permitido que la gente compre una casa sin estirar demasiado su presupuesto. Para alguien que poniendo el 20 % de cuota inicial, el pago mensual hipotecarios con la tasa hipotecaria actual podría tomar un 15 % del ingreso bruto de la persona. Durante los años de la burbuja, estaba alcanzando el 25 % de los ingresos. el promedio histórico a plazo largo es alrededor el 20 %. Por lo tanto, un hogar con ingresos medios no necesita sobrecargar mucho su presupuesto para comprar una casa típica”.

En conclusión

Debido a las tasas de interés bajas, la demanda por la vivienda ha aumentado drásticamente. Esto ha provocado un salto en los precios de las viviendas, sin embargo, las tasas de interés bajas también han permitido que el gasto mensual de comprar una casa se mantenga muy por debajo de las normas históricas. Estamos en un mercado de la vivienda fuerte, no en una burbuja del sector de la vivienda.