Is a Recession Here? Yes. Does that Mean a Housing Crash? No. | Simplifying The Market

¿Hay una recesión aquí? Sí. ¿Eso significa un desplome de la vivienda? No.

El lunes, La Oficina nacional de investigaciones económicas (NBER por sus siglas en inglés) anunció que la economía estadounidense esta oficialmente en una recesión. Esto no fue una sorpresa para muchos, ya que la agencia define una recesión de esta manera:

“Una recesión es una disminución significativa de la actividad económica repartida por toda la economía, normalmente visible en la producción, el empleo, y otros indicadores. Una recesión comienza cuando la economía alcanza el nivel más alto de actividad económica y termina cuando la economía alcanza su punto de inflexión. Entre el punto de inflexión y el nivel más alto, la economía está en una expansión”.

Todo el mundo se da cuenta de que la pandemia paro el país a principios de este año, causando una “disminución significativa de la actividad económica”.

Sin embargo, el mercado de bienes raíces está en una posición totalmente diferente de la que era entonces, como explicó Mark Fleming, Economista principal de First American:

“Muchos todavía llevan las cicatrices de la Gran Recesión y pueden esperar que el mercado de la vivienda siga una trayectoria similar en respuesta al brote del coronavirus. Sin embargo, hay distintas diferencias que indican que el mercado de la vivienda puede seguir un camino muy diferente. Si bien la vivienda lideró la recesión en 2008-2009, esta vez puede estar lista para sacarnos de ella”.

Cuatro grandes diferencias en el mercado actual de bienes raíces son:

  1. Las familias tienen grandes sumas de plusvalía en sus casas
  2. Tenemos una escasez de inventario, no una sobreabundancia
  3. Los préstamos irresponsables ya no existen
  4. La apreciación del precio de las viviendas no está fuera de control

También debemos darnos cuenta de que una recesión no significa que se producirá un desplome de la vivienda, en tres de las cuatro recesiones anteriores a 2008, el valor de las viviendas aumento. En la otra, los precios de las viviendas depreciaron solo un 1.9 %.

En conclusión,

Sí ahora estamos oficialmente en una recesión. Sin embargo, a diferencia de 2008, esta vez la industria de la vivienda está en mejor forma para aguantar la tormenta.