Why Today’s Options Will Save Homeowners from Foreclosure | Simplifying The Market

Por qué las opciones actuales salvarán a los propietarios de las ejecuciones hipotecarias

Muchos expertos en la vivienda originalmente expresaron preocupación de que el programa de aplazamiento de pagos (que permite a las familias afectadas financieramente por COVID retrasar los pagos hipotecarios a una fecha posterior) podría llevar a un aumento de las ejecuciones hipotecarias cuando termine el plan.

Algunos pronosticaron originalmente que hasta el 30 % de los propietarios optarían por entrar en el plan de aplazamiento de pagos. Menos del 10 % en realidad lo hizo, y ese porcentaje ha estado disminuyendo constantemente. Black Knight recientemente informó que la tasa nacional con el plan de aplazamiento de pagos ha disminuido a 5.6 %, y los que tienen un plan de aplazamiento de pagos activo cayó por debajo de 3 millones por primera vez desde mediados de abril.

Muchos de los que aún están con un plan de aplazamiento de pagos están haciendo sus pagos a tiempo, Christopher Maloney de Bloomberg Wealth explicó recientemente:

“Casi una cuarta parte de todos los propietarios de vivienda que han elegido el plan de aplazamiento de pagos siguen vigentes en sus hipotecas… según los últimos datos de la MBA”.

Sin embargo, dado que más de dos millones de propietarios de viviendas todavía están con el plan de aplazamiento de pagos, a algunos expertos les preocupa que esto pueda llevar a otra ola de ejecuciones hipotecarias como las que vimos hace poco mas de una década durante la Gran Recesión. Esta es la razón por la que esta vez es diferente.

Habrá muy pocos incumplimientos estratégicos

Durante el desplome de la vivienda hace doce años, muchos propietarios eran dueños de una casa que valía menos que la hipoteca que tenían en esa casa (llamada plusvalía negativa o estar bajo el agua). Muchos decidieron que dejarían de hacer sus pagos y abandonarían la casa, lo que resultó en que el banco hiciera una ejecución hipotecaria en la propiedad. Estas ejecuciones hipotecarias se conocían como incumplimientos estratégicos. Hoy, la gran mayoría de los propietarios de vivienda tienen una plusvalía significativa en sus casas. Esto reduce drásticamente la posibilidad de incumplimientos estratégicos.

Aspen Grove Solutions, una empresa de consultoría empresarial, recientemente abordó el tema en un estudio titulado ‘Creating Positive Forbearance Outcomes(creando resultados positivos del plan de aplazamiento de pagos):

“A diferencia de lo que ocurrió en 2008, los incumplimientos estratégicos no han sido un problema grave y parece poco probable que surjan dadas las expectativas mas firmes de aumento de los precios de las propiedades, un inventario bajo récord de viviendas y normas estables de los criterios de originación de los préstamos residenciales que llevan a la crisis han reducido el número de los propietarios que están bajo el agua”.

Hay otras opciones que no estuvieron disponibles la última vez

Hace una década, no había una opción de plan de aplazamiento de pagos, y la mayoría de los bancos no pusieron otros programas, como las modificaciones y las ventas por menos de la deuda, hasta muy tarde en la crisis.

Hoy, los propietarios tienen varias opciones porque los bancos entienden las tres diferencias fundamentales en el mercado de la vivienda actual en comparación con 2008:

1.La mayoría de los propietarios tienen plusvalía sustancial en su casa.

2. El mercado de bienes raíces tiene una escasez de casas para la venta. En 2008, las casas para la venta inundaron el mercado.

3. Los precios están apreciando. En 2008, los precios depreciaban drásticamente.

Estas diferencias permiten a los bancos sentirse cómodos dando opciones a los propietarios al salir del plan de aplazamiento de los pagos. Aspen Grove desgloso algunas de estas opciones en el estudio mencionado anteriormente:

  • Reembolso de Refinanciación: Capitalizar el monto del plan de aplazamiento de pagos. Para los prestatarios que tienen un crédito sólido, tienen plusvalía buena o mejorada, posiblemente tenían una tasa de interés más alta en su préstamo original, tienen un empleo estable/no tienen pérdida salarial significativa, e ingresos.
  • Plan de pago: Pagarlo en pagos mensuales más altos. Para las personas que no pueden reponer utilizando sus ahorros, pero han aumentado su ingreso mensual, y no quieren utilizar en programa de aplazamiento.
  • Programa de aplazamiento: Cambie los pagos hacia el final del término del préstamo. Para los prestatarios que perdieron los ingresos temporalmente y recuperaron la mayor parte o la totalidad de sus ingresos, pero no están en condiciones de refinanciar debido a la puntuación del crédito, la plusvalía, el valor bajo del total del préstamo en relación con los costos del cierre, o simple apatía.
  • Modificación: flexible u otra modificación. Para los hogares que perdieron permanentemente 20 a 30 % de sus ingresos, pero no todos sus ingresos, y quieren permanecer en su casa.

Cada uno de estos programas permiten al propietario permanecer en la casa.

¿Qué pasa con aquellos que no califican para estos programas?

Los propietarios que no pueden ponerse al día con los pagos anteriores y no califican para los programas mencionados tienen dos opciones: vender la casa o dejarla ir a una ejecución hipotecaria. Algunos expertos piensan que la mayoría se verá obligada a tomar la ruta de la ejecución hipotecaria. Sin embargo, un examen de los datos muestra que probablemente no será el caso.

Hace una década, los propietarios tenían muy poca plusvalía. Por lo tanto, la venta no era una opción a menos que estuvieran dispuestos a utilizar los ahorros limitados para cubrir el costo de la venta, como la comisión, los costos del cierre, y los honorarios de los abogados. Sin ninguna otra opción, muchos decidieron quedarse en la casa hasta que se les notificó la ejecución hipotecaria.

Como se mencionó anteriormente, hoy es diferente. La mayoría de los propietarios ahora tienen una gran cantidad de plusvalía. Lo mas probable es que decidan vender su casa y tomar ese capital en lugar de esperar a que el banco realice una ejecución hipotecaria.

En un informe anterior, Black Knight destacó este problema:

“En total, se estima que 172,000 préstamos con plan de aplazamiento de los pagos, se han atrasado en tres o más pagos durante el plan y tienen menos del 10 % de plusvalía”.

En otras palabras, de los millones actualmente con plan de aplazamiento de los pagos, hay pocos que probablemente se convertirán en ejecuciones hipotecarias.

En conclusión,

Algunos analistas hablan de las ejecuciones hipotecarias futuras alcanzando entre 500,000 y más de 1 millón, con las opciones que tienen los propietarios actuales, eso no parece que sea probable.